lunes, 25 de junio de 2012

Proyecto Junio 2012: Juntos y revueltos


¡Hola! Casi a última hora, aquí tenéis el relato de este mes. Saludos a tod@s :)

...

Mi vecina

Estresada, Marta tiró el cigarrillo al suelo y lo pisó con la suela de su zapatilla de “ositos”. Los gritos de sus vecinos le llegaban desde su izquierda por cuarta vez consecutiva aquel día y para acabarla de joder, odiaba los petardos y aquella noche era San Juan. La mujer se revolvió el pelo con furia y se sentó de un golpe en el sofá. ¡No podía más, necesitaba ir a trabajar! Al menos su trabajo le gustaba más que esto: chicas desnudas, todo tipo de objetos de plástico por aquí y por allá y follar hasta terminar tan reventada que sólo con tumbarse en la cama se dormía. Eso definitivamente le gustaba mucho más que los ruidos ensordecedores y los gritos de sus queridos vecinos.

Tapándose la cara, se tumbó en el sofá, y ¡guala!, los gritos pararon de repente pero aún así no los petardos. Marta suspiró pero no pasó mucho tiempo hasta que escuchó un repiqueteo en la puerta de su casa. Intrigada, se levantó y se acercó a la entrada con la clara intención de mirar por la mirilla. Sufrió un retortijón en el estómago y las mejillas se le colorearon. Estaba impactada.

¿Qué hace aquí la vecina?

Abrió la puerta un poco pero al verla quiso dejarla pasar enseguida: tenía marcas de llanto en sus ojos y mejillas y un pequeño cardenal en el pómulo derecho, además, podrían haberla tachado de superficial pero, ¡le parecía tan mona! Desde que la había visto por primera vez: con esos ojitos marrones como dos luceros, el pelo castaño claro y corto enmoldando un rostro redondo y perfecto. Dios mío, qué bonita era.

Buenas noches, ¿me dejaría usted pasar? —preguntó la chica con una vocecilla casi inaudible.

Cla—claro... —Marta se sorprendió, ¿qué la llevaba a tartamudear en presencia de una chica así? No podía entenderlo.

La hizo sentarse en el sofá y se preguntó qué era lo mejor en estos casos. Al no saberlo, fue a la cocina y volvió a los pocos segundos con un gran vaso de agua y un buen puñado de servilletas. Se las dejó en la mesita de al lado del sillón y se sentó junto a ella.

Espero que esto te sirva.

Muchas gracias —la vio tomar un sorbito de agua y dejar el vaso donde estaba para después tomar una servilleta y limpiarse educadamente con ella. Daba la impresión de ser una niña pequeña con buenos modales.

Marta creyó que ya había dejado pasar un tiempo prudente, así que se decidió a preguntarle qué es lo que había pasado, aunque ya lo sospechaba.

Escucha... ¿Q-Qué ha ocurrido para que vengas a mi casa a estas horas?

La chica se la quedó mirando con unos ojillos lastimeros que le rompieron el corazón. Enseguida, estos se le llenaron de lágrimas y se tiró en sus brazos, llorando desconsoladamente.

¡Pues he discutido con mi novio! —exclamó en el tono más alto que le había oído hasta ahora. Marta tragó saliva. El corazón le latía a mil por hora. “Me ha abrazado... calma, calma...” —se decía a sí misma.

Poco a poco, consiguió ponerle los brazos alrededor del cuerpo sin sufrir un infarto en el intento y en esa posición, la chica lloró durante por lo menos treinta minutos.

Aún no sé cómo te llamas.

Carmen —empezó—. Mi nombre es Carmen. Perdóneme, vine a su casa porque no sabía a dónde ir. Los demás vecinos parece que están de verbena y no quería quedarme en casa después de que mi novio se fuera.

¿Se ha ido?

Sí, siempre lo hace. Luego siempre vuelve, lo cual es una suerte.

¿Suerte? —Marta suspiró. Aquella chica no tenía ni idea de en lo que estaba metida.


¿Y entonces en qué trabaja, Marta? —preguntó la chica. Aquel tratamiento de usted la martirizaba. Si ya llevaban hablando tres horas, ¿por qué seguía haciéndolo?

Pues s-soy... —Marta se lo pensó un momento, ¿cómo le iba a decir que era actriz porno de películas lésbicas? No iba a decírselo. Fin de la historia—. Soy actriz.

Marta estiró los brazos y bostezó largamente, cansada. Cuando miró hacia la ventana, el sol ya despuntaba por ésta en todo su esplendor.

Caray, ya es de día.

Dios mío, pero si ya es de día. Bueno, me voy ya, Marta. Ya se ha hecho de día y mi novio debe estarme esperando.

Que te sea leve. Cualquier cosa, vuelve.

Por lo visto, la chiquilla tenía una mente muy densa para entender las cosas pero estaba decidida a hacerla cambiar de idea respecto a estar con su novio. Aunque le costase horas de sueño. Desgraciadamente, no iba a ser un trabajo fácil.

19 comentarios:

  1. ¡Hola, guapa!
    Me ha gustado mucho tu texto de este mes y, sobre todo, me ha encantado el contraste entre el del mes pasado y éste proyecto. Vamos, que te veo polifacética total :p
    Del relato solo puedo decir cosas buenas, la verdad, no se me ocurre manera de mejorarlo así que ¡felicidades! Te mando una diadema de laureles para celebrar tu arte ;)

    ResponderEliminar
  2. Buen relato, Esther; me ha enganchado desde el principio y lo he seguido de maravilla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me ha gustado mucho! Y me ha caído muy bien Marta, pobre, de repente se encuentra con una chica monísima en una cruel situación y, al menos por el momento, no puede hacer nada por ella...

    ¡Queremos continuación! =Þ

    ¡Un saludo! ^^·

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy bien Esther! Un relato contrastante, que dentro de su frivolidad tiene un contenido bastante controversial.
    Un beso de esta viejita: Doña Ku

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Esther, me ha gustado mucho tu relato. Es breve, pero directo. De lectura fluida y muy bien narrado. Nos leemos, un saludo. Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Me gustó Esther! Fue a la misma vez trágico y tierno, esa ternura de las dos mujeres hablando y hablando hasta la madrugada me ha puesto una sonrisa en la boca, te hacía olvidar lo trágico de la situación de la mujer maltratada.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola a tod@s!
    Gracias por vuestr@s comentarios. La verdad es que siento este relato un poco flojo pero cuánto ya lo dejo a vuestro criterio. Intentaré pasarme a leeros este mes.

    Un saludo,
    Esther

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado! Me ha sorprendido un poco, pero la verdad es que está muy bien, porque ambos personajes son diferentes y difíciles.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me gusto mucho tu relato, has sabido combinar muy bien a los dos personajes :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Esther!
    Tu relato me gustó, ha sido muy entretenido, nada más que pienso que a Carmen le harían bien unas pataditas para que agarre la onda :s
    En fin, ¡un saludo! :)

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado muchísimo :D Pobre Marta, casi se infarta con esa vecina ;) Y Carmen... Bueno que te puedo decir, es un problema de esta sociedad desde siempre se podría decir; donde la baja autoestima de una persona la hace querer seguir llevando una vida de esa forma :/

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Buen relato, reflejaste muy bien a las dos protagonistas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola! Sentía curiosidad sobre tu relato dado que nos tocaron los mismos personajes (sólo que yo no entregué, me quedó demasiado largo y haré una historia-por-etapas ;) )

    Es curioso cómo puede verse de una u otra manera, según las personalidades dadas a cada "profesión" o "situación" que nos tocó. Por descontado me gustó tu relato, muy cercano y real. Querría saber cómo sigue :P si la maltratada despiera o si la actriz le conquista ;) supongo que eso nos toca a cada uno imaginarlo ^^ Un saludín

    ResponderEliminar
  14. Hola, Esther!!

    Me gustó tu relato, me esperaba un dramón de aquellos cuando vi la pareja que te tocó. Pensé que nos ibas a dejar un cuento con mensaje, pero por suerte, no.
    Sólo decirte que no es "guala", es "voilà", una palabra francesa que nosotros pronunciamos más o menos como lo escribiste.
    Capaz que habría que revisar los diálogos, los de la vecina suenan un poco rígidos, incluso después de las tres horas de charla. Y hacia el final, repites mucho que "ya se hizo de día".

    En fin, muy bueno.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Donde escribes "guala" asumo que te refieres a "voilà" y se pronuncia vwalá. ^_^ Me encantó tu relato. *o* Una actriz porno con una chica maltratada, ¡qué buena pareja! En fin, quiero aburrirte ni deshacerme en halagos, así que te repito que me gustó mucho y te aviso que ya te sigo. ^_^

    ResponderEliminar
  16. hola te queria solicitar permiso para adaptar tu historia "infieles" a otros personajes ya que esta historia me fascina y me gustaría realizar una adaptación de ante mano te digo que al finalizar de subir la historia te daría créditos espero tu respuesta gracias
    enserio espero que me lo permitas

    ResponderEliminar
  17. Esther, tienes un premio en mi blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  18. Hola,. tengo un blog que hice hace poquito, sería genial si te pudieras pasar y darme alguna opinión. Muchas gracias

    http://letrasaliadas.blogspot.com

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)