viernes, 15 de julio de 2011

Veintiuno

La fantasía había tomado control de ellos en segundos, como una onda seductora adueñándose de sus cuerpos.

Tomados de las manos, unos empezaron a besarse mientras los otros dos reían sin control, siendo contagiados instantes después por la marabunta de sensaciones que les evocaba la escena.

Sumiéndose en un mar de pasiones; deshaciendose de la ropa; acabando los cuatro tirados en el suelo.

Una danza de cuerpos ardientes predispuestos a la lujuria.

2 comentarios:

  1. Siempre me sorprendes! :O
    jaja :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué malvada, enterarme al final que era un microrrelato cuando la cosa prometía!
    Me dejaste con la intriga, jeje.
    Gracias por pasarte por Acceso Denegado. Sentite como en tu casa. Ah, y si seguís las etiquetas, hay un par de relatos más con los mismos personajes.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)