sábado, 5 de marzo de 2011

Escritura automática Marzo: Desprecio

Bueno, no sé si al final se quedó en hacer algo este mes, pero yo he querido realizar el ejercicio. Saludos.
...

En sí misma, ella no era nada: no se admiraba, no se apreciaba, no se quería. Estaba gorda, era fea, sin gracia, llorona, egoísta, caprichosa, sin sentido del ritmo, sin talento para nada. 

Ella se odiaba. 

Ella creía no tener nada, que nada era bueno en ella, que no la miraban, que no la querían, y si lo hacían, todos la insultaban. Ella sentía que cuando no se depilaba, que cuando no se peinaba... era la más vulgar y burda de las mujeres. 

Ella se sentía despreciada por todos.
 
No creía en nada; llegaba un punto en que no sentía nada. Ella no hacía nada, no se esforzaba, no se espabilaba... tampoco sabía cómo hacerlo. 

Ella era obstinada.

Ella se creía la más pura mierda. Ella era todo lo que se le pueda encomendar a una puta.

No era nada, absolutamente nada, y a la vez era todos los insultos habidos y por haber.

1 comentario:

  1. Que poder de palabras en tan corto relato...

    no era nada, pero a la vez, todos los insultos habidos y por haber....

    me gustó, es diferente:D

    kisses

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)