domingo, 30 de enero de 2011

Querida inspiración

Este es un poema (?) muy raro que se ocurrió hace bastante, pero que me gustaría compartir con quien quiera leerlo ahora. Creo que para todos los escritores (recuerdo que yo aún no lo soy), lo que describo es muy importante, aunque no sólo se tiene eso para seguir avanzando, sino que también hay que trabajar duro.

Me gustaría, en esta misiva, referirme a ti como una persona, no como algo que no se puede tocar.

¿Quién eres tú, por qué me he sentido tuya? Segundos, quizá horas, puede que minutos. 

Durante mi vida tú has sido mi luz en los momentos en que no veía por dónde avanzar.

Sigues en mi mente angustiándome, matándome, llevándome a mi extremo más salvaje, a mis pasiones más ocultas y vivaces, a mis sentimientos más increíbles...

Tú, mi eterna musa, de incontables años y experiencia, me los haces vivir en letras, frases y párrafos.

Mi hermana inspiración, lo llenas todo con tus colores, con tu luz, con tu amor sereno y pasión insana... 

Todo lo envuelves cuando estás, cuando en mis noches de desaforado impulso me obligas a imprimir mis vicios, desilusiones y pasiones en el papel.

Cuando te vas todo se vuelve oscuro, y aunque a veces vuelves, nunca es suficiente para mí.

Tú me impulsas, me guías, me satisfaces cuando algo en mi mente va mal; me obligas a sacarlo en los momentos de mayor desanimo.

¡Oh, mi inspiración, nunca me faltes!

1 comentario:

  1. la inspiración te ha escuchado, se nota presente en la intensidad de tus escritos.
    me gusta lo que escribes

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)