viernes, 11 de septiembre de 2009

Culpabilidad - Relato

-Esta noche he soñado con el otro -le dije, tranquila. Aquella tarde había sentido nervios, pero se lo contaría por la confianza que nos unía-. Soñé que teníamos sexo.

Él, -mi novio- se quedó con una cara de pasmo impresionante y yo seguía serena, aunque con algún tipo de miedo que me recorría el cuerpo por entero. -¿Pero que dices...? -me respondió con otra pregunta-. Explícamelo con más detalle.

-No es como si te hubiera engañado, ¿no? -le respondí-. Pero sabes... Me siento culpable. Soñé que estábamos en un autobús, y que de un momento a otro él se montaba encima de mí, y lo hacíamos. En todo momento me acordé de lo que me dijiste una vez: "Por querer probar lo prohibido, podrías perder lo que por tanto tiempo has tenido al lado; eso querrá decir que no lo has sabido cuidar".

-No te preocupes, los sueños, sueños son -y así acabó nuestro tema de conversación, y comenzó otro-. ¿Siempre ha sido así, cierto?

La sabiduría y realidad de sus palabras se quedó impregnada en mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)