viernes, 11 de septiembre de 2009

Confusión - Relato

-Él es un buen hombre, cuidará de ti -le dijo su madre-. Te dará hijos fuertes y sanos, permanecerá contigo siempre, hará que madures y seas lo suficiente culta para defenderte. Tú sólo deberás corresponderle como una buena esposa y compañera.

La mujer se refería a un galante y buen hombre que desde hacía tiempo había estado frecuentando a su hija. Ella no solía meterse en su relación pero no podía más que ver a su hija más centrada en su vida y extremadamente feliz. Libre.

La hija dudó unos instantes, pensando en por qué su mente la hacía enamorarse de la persona menos indicada; en la confusión de su mente al reencontrarse nuevamente con su antiguo amor, y descubrir que aún guardaba sentimientos hacia él, sentimientos que quizá no tuvieran que ver con el amor sino con el capricho y los rastros de su antigua obsesión, superada años atrás.

-Pero creo que le amo -le contestó, no muy decidida, condenándose así a una desdichada existencia-. Simplemente no entiendo el por qué de este sentimiento. Es Irracional. Completa y extremadamente irracional.

-Es una decisión que únicamente puedes tomar tú, hija mía -asintió su madre, comprensiva-. Busca las razones, las respuestas; están en tu interior.

Y así es. La vida da giros extremos. Las decisiones no se deben tomar a la ligera, sino pensarlas con devoción para luego dar respuesta a todas las dudas; a todas las preguntas que se quieran desechar en un principio.

En nuestro interior se encuentra toda la innata sabiduría del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)