martes, 4 de agosto de 2009

Mi gata se ha perdido

Sí, eso mismo que dice en el título. Aunque no sé si se ha perdido, me lo han tirado a la calle, o se ha escapado por la ventana. ¿Quién sabe? Bueno, al menos yo no lo sé, y no sé si alguien lo sabrá. ¿Que si estoy triste? Pues la verdad es que sí. Me he pasado la tarde entera llorando con desgana, sin nada en lo que apoyarme, preguntándome por qué soy tan miserable, y sobretodo en por qué pierdo todo lo que realmente quiero y cuido con mimo.

Se puede decir que hoy he perdido a una amiga, a una compañera que me ha ayudado en momentos confusos y dolorosos, y me ha visto en mis días felices. La he criado desde que era un cachorro, se ha refugiado en mi ropa cuando ha tenido frío. Sobre su pelaje he derramado lágrimas, he dormido a su lado, era mi confesora, a la que más amaba de todas las bestias de la casa (que ya son muchas).

Ya sé, ahora diréis que se ha hartado de mi por ser tan pesada, pero no es así; para nada -o al menos es lo que yo me reniego a creer-. Pero aunque fuera verdad, yo sé que hubo -y hay-, un vinculo que me une con ese animal. De veras espero que cuando me muera, esté aguardando para guiarme al Infierno, al Cielo, Limbo, Nada, o donde quiera que sea que se pasa la otra vida.

La vida no es nada bonita en ocasiones, pero supongo que las penurias se superan con más penurias; yo no seré la excepción.

Un besito gatuno para mi gata, esté donde esté.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)