jueves, 28 de mayo de 2009

Pereza

Hoy tengo el día perezoso.

Y sí, porque no tengo ni ganas de levantarme de la silla del ordenador, ni de dejar de mirar la pantalla. Sólo quiero quedarme aquí calladita, escuchando música tranquila. Pero mi conciencia no me deja tranquila, susurrándome al oído que tengo que hacer algo de provecho; y confieso que es muy pesada, y no escatima formas de hacerme sentir culpable. Ya sé lo que diréis: "Esta tía está zumbada". Pues bueno, sí, lo estoy. ¿Pero qué mas da? Si no estuviera loca no me desahogaría, ni siquiera estaría aquí, nutriendo al mundo con mi gilipollez.

¡Ay, por el demonio, que alguien me ayude a eliminar esta vagancia! ¿Voluntarios?, ¿No, verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)